Martes Junio 27 , 2017
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Italian Japanese Portuguese Romanian Russian Spanish Catalan Hebrew Galician

Curso de Musicoterapia

Salud - Salud

 

¿QUÉ ES LA MUSICOTERAPIA?

 

La música tiene la capacidad de mover al ser humano tanto en el ámbito físico como en psíquico. En musicoterapia este poder de la música se utiliza en la consecución de objetivos terapéuticos, manteniendo, mejorando y restaurando el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de las personas.

Sería difícil ponernos de acuerdo en una definición exacta para la musicoterapia. Encontramos que sería difícil definirla debido a tres aspectos:

  • Transdisciplinariedad de la musicoterapia:

Hay numerosas disciplinas relacionadas con la música como son: Psicología de la música, Acústica y Psicoacústica; Composición y actuación musical; Teoría de la Música, etc.

Algunas de las disciplinas relacionadas con la terapia son: Psicología, Psiquiatría, Psicoterapia, Educación Especial, etc.

 

  • Combinación de disciplinas:

Como fusión de música y terapia, la musicoterapia es a la vez un arte, una ciencia y un proceso interpersonal.

Como arte, tiene que ver con la subjetividad, la individualidad, la creatividad y la belleza.

Como ciencia, tiene que ver con la objetividad, colectividad, replicabilidad y verdad.

Como un proceso interpersonal, tiene que ver con la empatía, intimidad, comunicación, influencia recíproca y relaciones de roles.

Al ser un arte y una ciencia que se practica dentro de un proceso interpersonal requiere de la integración de muchos elementos aparentemente contradictorios. La musicoterapia puede ser objetiva y subjetiva, individual y colectiva, interpersonal e intrapersonal.

Como arte, la musicoterapia se organiza por la ciencia y focalizada por un proceso interpersonal.

Como ciencia se enriquece por el arte y humanizado por la relación terapeuta-cliente.

Como un proceso interpersonal, lo facilita el arte y lo guía la ciencia.

 

  • Diversidad en las aplicaciones.
    Diversidad en las instituciones: escuelas, hospitales, geriátricos, centros de día, etc.
    Diversidad de clientes/ pacientes: enfermedades psiquicas, deficiencia mental, deficiencia sensorial, deficiencia motórica, adicciones, geriatría, enfermedades crónicas, etc.
    Diversidad de objetivos: educacionales, de rehabilitación, psicoterapéuticos, preventivos, etc.
    Dirigidos hacia las necesidades físicas, emocionales, intelectuales o espirituales.
    Diversidad en los tratamientos: escucha selectiva, improvisación, actuación, composición, movimiento, verbal, otras experiencias con el arte, etc.
    Diversidad de orientaciones filosófico-psicológicas.

 

 Estas son algunas de las definiciones que nos acercarían más a saber de que se trata exactamente la musicoterapia:

 

  • “Un proceso de intervención sistemática, en la cual el terapeuta ayuda al paciente a obtener la salud a través de experiencias musicales y de las relaciones que se desarrollan a través de ellas como las fuerzas dinámicas para el cambio...”

 

  • “La musicoterapia es la aproximación sensorial sonora con intención terapéutica a cierto número de dificultades psicológicas y patológicas mentales...”

 

  • “...musicoterapia como recurso musical terapéutico no tradicional, se integra a las disciplinas que se ocupan de la prevención, tratamiento y rehabilitación de diversas discapacidades, así como de las consideradas dentro del campo de la  salud mental...”

 

  • “Es la aplicación científica del arte de la música y la danza con finalidad terapéutica y preventiva, a fin de poder ayudar a incrementar y restablecer la salud mental y física del ser humano, mediante la acción del profesional musicoterapeuta...”

 

  • “Es la utilización de la música y/o de los elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta cualificado, con un paciente o un grupo de pacientes, en un proceso para facilitar y promover la comunicación, la relajación, el aprendizaje, la motricidad, la expresión, la organización y otros relevantes objetivos terapéuticos con el fin de satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas...”

 

  • “Es el uso de la música en la consecución de objetivos terapéuticos: la restauración, mantenimiento y acrecentamiento de la salud tanto física como mental. Es la aplicación sistemática de la música, dirigida por el musicoterapeuta en un ambito terapéutico para provocar cambios en el comportamiento...” 

 

Podríamos también definir la musicoterapia partiendo de la base de las palabras que la componen:

  • Terapia: Tratamiento o curación.
  • Música: Arte de combinar los sonidos.

 

Con estas definiciones, podriamos decir que la musicoterapia es el tratamiento o curación  gracias a la combinación de los sonidos.

De una manera más rigurosa se podría decir:

 

  • Musicoterapia: Utilización de los efectos de la audición o de la interpretación musicales para fines psicoterapéuticos.

 

 

INFLUENCIA DE LA MÚSICA E INICIO DE LA MUSICOTERAPIA.

Numerosos científicos, filósofos y pensadores han reflexionado sobre la influencia de la música. Para Schopenauer, la música era pura metafísica que revelaba un orden maravilloso bajo un aparente desorden.

Shakespeare decía que “la música puede originar la percepción de un silencio cada vez más elocuente, y tan fascinador, en ocasiones, que dulcifique al triste, y al bueno, lo incline hacia el mal”.

Según los defensores de la musicoterapia, otro hecho que viene a demostrar que se escucha con el alma, pese a la importancia de tener un buen oído, es que uno de los mayores genios de la música, Bethoven, compuso parte de sus obras estando sordo.

 

  • Inicios

A lo largo de la historia, muchas civilizaciones han reconocido la influencia que tiene la música en las personas y, más aún, han utilizado los sonidos del tambor para efectuar terapias de grupo. En cambio, el uso terapéutico de los sonidos, hoy en día, sigue unas pautas definidas que, según los expertos, permiten encontrar ritmos vitales y realizar interacciones creativas en grupo (para muchos terapeutas, la herramienta sonora más poderosa es el canto humano).

En este sentido, la esencia de los sentimientos humanos puede reflejarse en toda la escala musical y, de hecho, mientras el bemol es el signo musical más expresivo del dolor, el sostenido presenta la frecuencia más clara de la alegría. Según algunas teorías, la escala de do mayor es noble y franca, la de re mayor, brillante; la de sol, guerrera; la de do menor, patética, y más tristes aún, las de fa y sol menor.

Según algunos musicólogos, la marcha fúnebre de Beethoven disminuye un octavo las pulsaciones del corazón, y los clásicos más curativos son Mozart, Bach, Vivaldi, los clásicos de la India, y la música Taoísta.

 

COMO SE REALIZA LA MUSICOTERAPIA

 

Por medio de la música se crea un nexo de comunicación entre médico y paciente, lo que permite lograr mejorías en los distintos trastornos. En este proceso se recurre a distintas técnicas, según cada persona y su tipo de problema.

Por ejemplo, para reducir el estrés se emplean los efectos fisiológicos de algunas músicas que al ser escuchadas generan un estado modificado de conciencia, en el cual la persona supera de forma creativa sus conflictos y las causas de su tensión nerviosa.

En cambio, para abordar problemas como el autismo, se induce al paciente a que utilice su propio cuerpo y distintos instrumentos para que produzca sonidos que le ayuden a mejorar el manejo de sus manos, la relación con otras personas y la diferenciación del mundo que le rodea.

Durante la sesión de musicoterapia, la persona verbaliza sus emociones, reacciona ante el estímulo sonoro, despierta vivencias ocultas en su subconsciente, se expresa a través de dibujos o palabras. También suele comentar lo que piensa y siente, estableciendo un vínculo con el terapeuta, que le permite ir resolviendo su problema.

La terapia, que se efectúa en un sala insonorizada, consiste en sesiones semanales o diarias, particulares o grupales, en un proceso que dura un mínimo de seis meses.

Cada sesión tiene una fase de calentamiento, durante la cual el terapeuta entra en contacto con el paciente y evalúa su estado.

Después se establece la idea bajo la cual se trabajará, se elige el material que se usará en la actividad y se inicia la sesión, durante la cual el paciente interpretará o escuchará distintas músicas.

El musicoterapeuta emplea todo tipo de música, considerando como tal a todos los sonidos, ruidos, silencios, gestos o movimientos, que provengan de grabaciones, produzca el propio cuerpo o generen instrumentos musicales.

Se trabaja sobre todo con música clásica, aunque no se excluye ningún tipo de melodía como la new age, el pop o el rock.

La musicoterapia se puede aplicar de dos formas:

  • Activa : Cantar, música y movimiento,  tocar instrumentos, y audición.
  • Receptiva : Métodos de relajación e imaginación guiada (estudiar el mundo interior del paciente)

Encontramos también, que existen dos tipos de terapia:

  • Terapia verbal (psicoanálisis) : se habla con el paciente. Al hablar, se trabaja en áreas de nuestra personalidad. El lenguaje funciona de forma consciente, contamos lo que queremos o no.
  • Terapias no verbales : se incluye el no-lenguaje. Se van a tratar muchas tareas a través del gesto y el sonido. Ponerles en situación donde se puedan manipular y manifestar. Se trabaja ante toda la expresión. Los gestos y sonidos que hacemos y como lo hacemos, manifiesta nuestra personalidad, de forma más cercana real y sincera.

Ambas terapias se complementan.

 

  1. AREAS DE TRATAMIENTO

 

  • Habilidades Motrices:  A través de las actividades musicales se trabaja la coordinación y el equilibrio, la movilidad y el desarrollo de las actividades motrices funcionales. A la vez, se puede lograr la mejora de la coordinación motora, la amplitud de movimiento, el tono muscular y la respiración.
  • Habilidades Sensoriales: Mediante técnicas musicales dirigidas se aumenta la capacidad de recibir y diferenciar estímulos sensoriales. Posteriormente, se logra una organización e interpretación de los mismos y la producción de la respuesta deseada.
  • Habilidades Cognitivas:  Con la música como elemento motivador se estimulan las funciones superiores: la atención, la memoria, el nivel de alerta, la orientación, el reconocimiento, el aprendizaje y la imaginación.
  • Habilidades Socio-Emocionales: Las técnicas musicales receptivas y activas facilitan la expresión y el compartir de emociones y sentimientos a la vez que promueven la interacción y las habilidades sociales. Por otro lado, el uso terapéutico de la música fomenta el auto-conocimiento de la persona, permitiendo un aumento de su autoestima y una reducción de los sentimientos depresivos, de ansiedad y de estrés.

 

 

EL USO DE DIFERENTES NOTAS Y SUS EFECTOS

 

La música se emplea bajo tres parámetros:

  • Cadencia o ritmo.
  • Intensidad o volumen.
  • Frecuencia o posición en el pentagrama.

 

  • Las notas altas, agudas, actúan preferentemente sobre las contracturas musculares, se propagan rápidamente en el espacio aunque en distancias cortas, actúan fuertemente sobre el sistema nervioso, constituyen una señal de alerta y aumenta los reflejos, al mismo tiempo que nos ayudan a despertarnos o sacarnos de un estado de cansancio o sopor. Como factor negativo tenemos el hecho de que el oído es especialmente sensible a ellas y si son muy intensas y prolongadas lo pueden dañar, lo mismo que su efecto sobre el sistema nervioso puede provocar cierto descontrol y alteraciones en los impulsos nerviosos que se vuelven incontrolados. 
  • Las notas bajas, graves, no parece que tengan influencia sobre las terminaciones nerviosas y su efecto es más mecánico, por lo que tienen mayor influencia sobre las zonas corporales huecas, como los pulmones, corazón y abdomen, quizá porque son lugares idóneos para las resonancias. Las notas graves se perciben mal en distancias cortas, por lo que su efecto inmediato es difícil de medir, aunque son capaces de ser audibles en muchos kms. a la redonda. Su efecto mecánico es tan poderoso que puede resquebrajar muros, carreteras, terrenos, y actuar con un efecto vibratorio muy intenso en cualquier cuerpo sólido. Terapéuticamente tienden a producir efectos sombríos, visión pesimista del futuro y tranquilidad extrema

La cadencia de las notas musicales, graves o agudas, es el segundo factor en importancia y así tenemos que, mientras que los ritmos lentos inducen a la paz, los rápidos ayudan al movimiento y a exteriorizar los sentimientos.

El tercer y último elemento musical es la intensidad, la cual indudablemente ha ocupado en nuestro siglo una preponderancia quizá aún mayor que las otras dos, a causa de los potentes equipos de sonido. Cualquiera de los otros dos efectos, cadencia o frecuencia, produce efectos mucho menores que la intensidad del volumen, hasta el punto de que una nota o partitura que en sí es tranquilizante puede volverse irritante si el volumen es más alto que lo que esa persona puede soportar.

        Notas agudas a bajo volumen 

Son agradables de escuchar, nos invitan a despertarnos con relax, nos predisponen al trabajo y nos dan alegría. Son antidepresivas y nos proporcionan felicidad. 

Ejemplos: el canto de los pájaros, de los grillos y los juegos de un niño pequeño. El violín, el clarinete, la mitad derecha del piano, el arpa y la guitarra clásica.  

        Notas agudas a alto volumen 

Constituyen una llamada de alerta, una nota de atención vigorosa, nos despierta del sueño con rapidez. Puede actuar decisivamente sobre grupos enormes de gente. Como factor negativo pueden irritar seriamente el sistema nervioso auditivo, obligándolo a realizar acciones que no haríamos en un estado de tranquilidad. 

Ejemplos: trompetas en los ejércitos, sirenas de alarma o de paro de la jornada laboral. El grito de un niño pidiendo socorro que nos mueve a la acción, el chirriar de un coche frenando nos produce pánico. 

La guitarra eléctrica, la trompeta y los platillos de la batería. La caída del rayo y el soplar del viento huracanado. 

 

  • Notas agudas a alto volumen y muy rápidas 

Son la forma auditiva que más rápidamente influye en las personas y que más cambios corporales genera. Nos invitan al movimiento corporal, nos predisponen a mezclarnos con grupos de gente y casi nos obligan a seguir una dirección determinada. Emocionalmente mejora la apatía, la debilidad de carácter y los complejos. Tiene un efecto muy perjudicial en el oído, son irritantes del sistema nervioso hasta el punto de descontrolarnos, aumentan la agresividad y perjudican las relaciones sociales íntimas y personalizadas. 

Ejemplos: la batería, la guitarra eléctrica y los solistas de música rock. La caída del agua de una gran cascada, el desbordamiento de un río o un enjambre de cigarras.  

        Notas graves a bajo volumen 

Son las notas más sedantes, las que nos motivan a movernos con lentitud, con paciencia, y las que invitan a la reflexión. Pueden calmar rápidamente a grupos de personas discrepantes, provocar el sueño de un niño inquieto y producir una relajación muscular y nerviosa rápida y eficaz. 

Ejemplos: el silencio de la noche, el movimiento de las olas, el vibrar del campo. Las palabras serenas de un abuelo, el mugir de las vacas, la respiración durante un sueño profundo y un pequeño ventilador. 

El contrabajo, el oboe y el violonchelo.  

        Notas graves a fuerte volumen 

Son notas intimidatorias, que obligan a detenerse ante la presunción del peligro. Nos producen miedo, o al menos prudencia, y nos invitan a movernos con extrema lentitud. Se emplea generalmente para infundir pánico y para obligar a la reflexión inmediata a personas muy agresivas. 

Ejemplos: los timbales (muy utilizados en el ejército), el saxo y el trombón. En la naturaleza encontramos las avalanchas de tierra y nieve, los movimientos sísmicos, el trueno, el rugir de un animal salvaje o en el estallido de un volcán en erupción. Una explosión, un tornado o un maremoto. 

 

  1. ¿ CUÁL ES LA MEJOR MÚSICA ?

 

La mejor música para propósitos terapéuticos es la que contiene variaciones sobre un tema familiar ya que estamos hechos para reaccionar a los estímulos noveles siempre y cuando estos no sean demasiados. Una pieza musical que sea totalmente novedosa puede tener como resultado el que la persona que la escucha pierda la atención.  Igual sucede si por el contrario la música es demasiado familiar.

Os muestro una lista con ejemplos de obras clásicas y su virtud para según sea el objetivo:

  • Insomnio:
    Nocturnos de Chopin (op. 9 n.º 3; op. 15 n.º 22; op. 32 n.º 1; op. 62 n.º 1)
    Preludio para la siesta de un Fauno de Debussy
    Canon en Re de Pachelbel
  • Hipertensión:
    Las cuatro estaciones de Vivaldi
    Serenata nº13 en Sol Mayor de Mozart
  • Depresión:
    Concierto para piano nº5 de Rachmaninov
    Música acuática de Haendel
    Concierto para violín de Beethoven
    Sinfonía nº8 de Dvorak
  • Ansiedad:
    Concierto de Aranjuez de Rodrigo
    Las cuatro estaciones de Vivaldi
    La sinfonía Linz, k425 de Mozart
  • Dolor de Cabeza:
    Sueño de Amor de Listz
    Serenata de Schubert
    Himno al Sol de Rimsky-Korsakov
  • Dolor de estómago:
    Música para la Mesa de Telemann
    Concierto de Arpa de Haendel
    Concierto de oboe de Vivaldi
  • Energéticas:
    La suite Karalia de Sibelius

 

¿ A QUIEN VA DIRIGIDA LA MUSICOTERAPIA ?

 

A niños con: 

  • Dificultades en el aprendizaje
  • Problemas de conducta
  • Trastornos profundos en el desarrollo ( autistas)
  • Niños con deficiencia mental
  • Con dificultades en la socialización
  • Con baja autoestima
  • Con trastornos médicos crónicos y/o degenerativos (cáncer, cardiopatías, problemas de dolor, etc.)

A personas con : 

  • Enfermedades degenerativas debido a la edad (Alzheimer entre otras)
  • Problemas de farmacodependencia y abuso de sustancias
  • Daño cerebral debido a enfermedades o traumatismos
  • Incapacidades físicas debidos a enfermedades degenerativas o a accidentes
  • Problemas de dolor agudo o crónico debido a diversas condiciones (secuelas de accidentes, cáncer, etc.).
  • Personas con enfermedades terminales.

A personas que no tienen problemas de salud pero que les permite emplear la música para:

  • Reducir el estrés a través de hacer y escuchar música
  • Como apoyo en el proceso del parto en las mujeres
  • Aumentar la creatividad y la capacidad de resolver problemas
  • Para disminuir la ansiedad
  • Para mejorar la autoestima
  • Para manejar el estrés

 

 

EFECTOS DE LA MUSICOTERAPIA

 

  1. EFECTOS NEUROQUÍMICOS

 

  • EL CEREBRO:  El cerebro humano está constituido por un ochenta por ciento de agua; el resto contiene células nerviosas o neuronas, células glía o neuroglía, vasos sanguíneos y linfáticos, meninges y material bioquímico como lípidos, albúmina e hidrocarburos (glucosa).

Ocupa el dos por ciento del peso del cuerpo humano y requiere el veinte por ciento del consumo total de energía, proviene de tres fuentes principales: agua, oxígeno y glucosa. Se divide en dos hemisferios unidos por el cuerpo calloso. El hemisferio cerebral izquierdo está encargado de la información matemática, la lógica, la comprensión analítica y la memoria de los hechos, mientras que el hemisferio cerebral derecho abarca la percepción tridimensional y de los colores, el pensamiento abstracto, la memoria visual y la música.

La corteza cerebral representa cerca del ochenta y tres por ciento del peso total del cerebro (que es de 1450 gramos), abarcando una superficie de 70cm² y un espesor de entre tres y cinco milimetros; contiene cerca de 25000 millones de neuronas que están sostenidas y alimentadas por cien mil a doscientas mil millones de neuroglía. La corteza es la sede de las funciones superiores, a saber: aprendizaje, memoria, lenguaje, sensaciones y conciencia. 

  • PROCESO DEL PENSAMIENTO (FUNDAMENTO NEUROQUIMICO) :  La neurona está formada de un cuerpo y de prolongaciones cortas llamadas dendritas y una larga denominada axón. La zona de contacto entre una neurona y una prolongación se llama sinapsis, y es en este lugar donde se transmite la información en forma de un impulso electroquímico a través de sustancias mensajeras llamadas neurotransmisores (así se procesa el pensamiento), las cuales están acumuladas como vesículas en el botón sináptico.

Cuando la neurona envía una carga eléctrica, los neurotransmisores son liberados de las vesículas, cruzan el espacio sináptico e interactúan con los receptores de las neuronas contiguas, donde alteran la membrana celular, generando un potencial eléctrico que se transmite al cuerpo de la neurona, provocando una respuesta de "encendido" o "apagado".
Los neurotransmisores provocan cambios de excitabilidad en la neurona contigua, actúan en milisegundos y no se liberan a la corriente sanguínea. Estas características las hacen diferentes de las hormonas, que se liberan en la sangre, actúan en sitios distantes (órganos, glándulas) y necesitan de segundos u horas para alcanzar su objetivo. 

  • NEUROTRANSMISORES:  El cerebro libera diversos neurotransmisores que provocan cambios en la conducta humana y que se asocian con diversas funciones; se ha evidenciado que la acetilcolina es la sustancia del aprendizaje (la enfermedad de Alzheimer tiene carencia de este neurotransmisor); las catecolaminas (noradrenalina y adrenalina) para el rendimiento; endorfinas con efecto analgésico y tranquilizante, la psicodélica endógena para experiencias de "trance", endovalium endógeno como antidepresivo, dopamina es la sustancia de la creatividad (la esquizofrenia tiene exceso y el mal de Parkinson una disminución de la misma), etcétera. Se han encontrado más de veinte neurotransmisores en el cerebro, y a veces se comportan como hormonas, en tal caso se denominan neuropéptidos.Se puede decir que los neurotransmisores actúan como "palabras". Pensar, sentir y actuar no son posibles sin ellos.

 

  • ONDAS CEREBRALES:  El impulso electroquímico generado en las neuronas provoca las ondas cerebrales que se observan en un electroencefalograma. Se tienen cuatro ritmos:

 

  • Beta. Entre 15 y 30 Hz o ciclos por segundo. Es del hemisferio cerebral izquierdo. Se caracteriza por el pensar analítico, la lógica, realiza operaciones matemáticas. La acetilcolina es su principal neurotransmisor.
  • Alfa. Entre 8 y 14 Hz o ciclos por segundo. Es del hemisferio cerebral derecho. Aparece en estados de quietud y relajación, de paz y es el ritmo del superaprendizaje. Los neurotransmisores de este ritmo son acetilcolina, serotonina y dopamina.
  • Theta. Entre 5 y 7 Hz o ciclos por segundo. También del hemisferio cerebral derecho. Se observa en el proceso onírico, fase REM del sueño. Es el ritmo del chamán. La serotonina es su principal neurotransmisor.
  • Delta. Entre 0.2 a 4 Hz o ciclos por segundo. Del hemisferio cerebral derecho. Es el ritmo del sueño profundo, del descanso total y dura de una a una hora y media del tiempo total del sueño. 

Mediante técnicas como el yoga, meditación, prácticas Zen, pranayama, Tai Chi, danza, flotario, aparatos de electroestimulación craneal, música especial (ritual, New Age), etcétera, se pueden obtener los ritmos alfa y theta; de tal manera que nos podemos relajar mental y físicamente, con una mejora y aumento en el aprendizaje, memoria e inteligencia, es decir, pasar a otro nivel de comprensión de la vida (fenómeno Eureka, sensación de Ah). Por diversos estudios se ha comprobado que dichas técnicas provocan gran cantidad de liberación de neurotransmisores, principalmente endorfinas, pero también de la dopamina, psicodélica endógena y serotonina entre otras.

 

 

  1. EFECTOS TERAPEÚTICOS 

Ahora se sabe que alguna música (tribal, New Age, clásica) provoca la respuesta de relajación o reflejo de quietud (disminución de la frecuencia respiratoria, de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial, del tono muscular y del consumo de oxígeno) por medio de la liberación de endorfina; lo mismo sucede con la estimulación eléctrica, que además de liberar este neurotransmisor puede llegar a "resonar" a la misma frecuencia de otras sustancias, como es el caso de la serotonina, que se libera a 10 Hz.

Si la música nos llega a evocar diversas emociones, es porque nos toca la frecuencia específica de diversos neurotransmisores que al liberarse nos provocan recuerdos, sentimientos e incluso estados alterados de conciencia, que nos ayudarán a la comprensión de nosotros mismos y de la vida. Diversos estudios han llegado hasta la estimulación transcutánea del sonido en ritmo alfa y theta, además de los sonidos de los planetas del sistema solar y de la naturaleza así como la voz del propio paciente, todos ellos en diferentes octavas de velocidad, han propiciado en el individuo la comprensión del origen de su malestar psicológico o enfermedad física.

Es decir, los desafíos psicológicos y/o ambientales han causado caos en nuestra mente, por lo que ocurre una reordenación mental y una consecuente liberación con un salto de mejor entendimiento de la vida (éste es el fenómeno Eureka). Se ha documentado científicamente que este paso de esclarecimiento mental o de iluminación está precedido de liberación de gran cantidad de endorfinas.

Otros estudios han demostrado cambios electromagnéticos y en la bioluminiscencia del cuerpo humano al ser expuesto a diversas tonalidades; por lo que los sonidos ricos en armonías son los más benéficos para el ser humano, y los cuales se obtienen por medio de la voz (cantos gregorianos y de los monjes tibetanos), instrumentos tribales (didjeridu, tambor) así como del armonio, tanpura, cuencos y campanas tibetanas y por parte de la naturaleza, de los grillos y cigarras.

Las escalas de los ragas en la India han comprobado los efectos saludables sobre el cuerpo humano (e incluso en las plantas), ya que provocan la liberación de neurotransmisores e inducción al ritmo alfa y theta. El vocalizar simplemente “aaaaaaaaa”  y tocar la campana y cuenco tibetano induce el ritmo alfa. Los cantos armónicos de las diversas tradiciones religiosas, el didjeridu australiano y el tambor africano pueden llegar hasta producir ritmo theta.

  1. EFECTOS GENERALES:

 

  • Fisiología: produce cambios en el ritmo cardiaco y respiratorio, así como en la tensión muscular.
  • Comunicación: estimula la expresión de los problemas y las inquietudes.
  • Afectividad: favorece el desarrollo emocional y afectivo.
  • Sensibilidad: agudiza la percepción auditiva y táctil.
  • Movimiento: estimula la actividad y mejora la coordinación motriz.
  • Sociabilidad: fomenta la interrelación social. Aplicaciones
  • Educativas: ayuda en la formación, desarrollo personal y superación de discapacidades de aprendizaje.
  • Psicoterapéuticas: ayuda a resolver problemas psicológicos y a cambiar conductas establecidas.
  • Médica: apoyo psicológico y físico (puede reducir el dolor) a pacientes médicos que se enfrentan a situaciones difíciles como la cirugía, enfermedades terminales, cuidados intensivos…
  • Psiquiátrica: mejora la autoestima y la capacidad de comunicación de los enfermos.
  • Geriátrica: promueve la sociabilidad, el mantenimiento de la memoria, la actividad física y la orientación en la realidad a las personas mayores.
  • Rehabilitación social: ayuda en los procesos de desintoxicación de drogodependientes.

 

 

 

  1. EFECTOS NEGATIVOS

 

  • Hemos de considerar que en determinados casos el tipo de música utilizada en las sesiones de musicoterapia con niños de educación especial produce alegría, identificación, y estimula el movimiento instintivo, siendo adecuada si se controla. Pero también se ha demostrado que su abuso desequilibra, y produce unos efectos negativos que hacen dudar de la influencia positiva de estas audiciones sobre el estado físico y moral. Hemos de destacar que para el niño de Educación Especial, el poder terapéutico más intenso lo encuentra en la práctica personal de sus canciones, sus instrumentos, sus juegos musicales, sus ritmos y de todo aquello que él sienta como suyo, y se considere capaz de realizar, hasta sus propias audiciones. La vigilancia y observación de las reacciones de los niños ante la práctica vocal, instrumental o de movimiento, ha de ser continua. De vital importancia es tener conocimiento de la perturbación conocida en psicología y psiquiatría conocida como “epilepsia musicogénica”, que consiste en crisis convulsivas, consecutivas a audiciones musicales, observadas en ciertos sujetos. 

 

CONCLUSIONES SOBRE EL TRABAJO.

 

Finalizando la búsqueda mis conclusiones son varias:

  • No podemos hablar de los efectos curativos de la música por si sola, a la música no podemos darle el don de la curación, pero si la combinamos con la acción del terapeuta, el uso correcto de las notas, instrumentos y movimientos, si que podemos decir que gracias a todo eso, las personas con alguna deficiencia mejoran, debido a que la música ha estimulado partes de su cerebro que les permiten abrirse en los campos necesarios para su curación.
  • El trabajo terapeútico no solo consiste en tocar o enseñar a tocar los instrumentos a las personas que lo necesitan sino, que es muy importante el lado humano. Hablar con la gente a la que trata, y hacer de psicólogo y músico a la vez.
  • El movimiento va muy relacionado con la música utilizada en estas terapias. Si no hay movimiento, ya bien sea involuntario ( contracción de los músculos según la postura, latido del corazón a diferente velocidad...) o voluntario  ( tocar palmas al ritmo de la música, danzar, moverse según el ritmo...)

La verdad es que finalizada mi búsqueda,  he escuchado mucha música, y ahora la escucho de otra manera, y he observado en mi propia persona como de diferentes son los efectos escuchando un estilo u otro de música. Tambien he aprendido a valorar el trabajo de los musicoterapeutas, ya que tenía una idea preconcebida, y esa era que solo trabajaban con el sonido, pero he descubierto, que trabajan con el sonido, el movimiento, la mente, y lo más importante, con los sentimientos. 



REFERENCIA: Bruscia, K. “Definiendo Musicoterapia”: Barcelona Publishers, 1998

Edith Lecourt  (musicoterapeuta)

Gabriela Wagner  (musicoterapeuta)

Associació catalana de Musicoteràpia (ACMT)

World Federation of Music Therapy (WFMT)

American Music Therapy Association (AMTA)

Definiciones extraídas de: “Diccionario Larousse Ilustrado”

Filósofo alemán (Danzig 1788 - Franckfurt del Main 1860).

Poeta dramático inglés (Stratford-on-Avon 1564 – íd. 1616)

Compositor austriáco (Salzburgo 1756 – Viena 1791)

Johann Sebastian Bach, músico alemán, (Eisenach 1685 – Leipzig 1750)

Violinista y compositor italiano (Venecia 1678 – Viena 1741)

Algunas de estas obras, se encuentran en el CD de la exposición del trabajo.

A estos efectos debemos sumarle los ya mencionados en los tipos de notas.

Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

En línea..

Tenemos 26 invitados conectado(s)

Citas Espirituales ...

Recuerda, no puedes abandonar lo que no conoces. Para ir más allá de ti mismo debes conocerte a ti mismo.

- Sri Nisargadatta Maharaj

 

Los Angeles

La Luna Está ...

Astro

Cancer
Dom
19 grado(s)
Leo
Luna en Leo
21 grado(s)
Luna Creciente
Luna Creciente
dentro de 3 dia(s)

¿Crees en la vida después de la muerte?

¿Crees en la reencarnación?

¿Recuerdas y/o sabes interpretar tus sueños?

¿Has sentido alguna vez una presencia?

¿Has tenidos contacto con algun ser de luz?

¿Sabes interpretar por qué un animal, aparece en tu vida repetidamente?