Domingo Diciembre 17 , 2017
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Italian Japanese Portuguese Romanian Russian Spanish Catalan Hebrew Galician

Grandes Maestros Espirituales

MundoEspiritual - Grandes Maestros Espirituales

Se nos dice que los grandes Maestros que forman la Jerarquía real del planeta son más de sesenta y seis. Están desparramados por todo el mundo y enfocados en varios planos, pero en estrecha comunión entre sí en el nivel búdhico. Enseñando a la humanidad sobre el Plan de la Jerarquía. La Jerarquía es el cuartel central del Plan y de los Maestros que una edad tras otra emergieron de ese Centro. Como los salvadores de la humanidad, Ellos trataron de enseñar el Sendero que conduce al cumplimiento de la Finalidad Divina de este planeta. Esencialmente, todos Ellos enseñan lo mismo en las diversas for­mas de religión, arte, educación y ciencia. Así tratan de revelar­nos esa parte del Plan que es nuestro próximo paso en el Sendero de la evolución.

 

¿Qué Es Un Maestro De Sabiduría? :

 

            Hay Hombres Perfectos, llamados Adeptos con la Divi­nidad ya desarrollada en Ellos, seres humanos que han completado Su evolución humana sin tener ya nada que aprender por lo que hace a la experiencia humana en nuestra cadena de mundos; que han alcanzado lo que los Cristianos llaman "Salvación", y lo que los Hindúes y Budhistas llaman "Liberación"; y habiendo hollado el sendero ordinario de los hombres, han escalado las alturas del más escarpado Sende­ro que lleva hasta el estado superhumano. Ellos han hollado ya la senda que nosotros tenemos que recorrer aún, y han alcanzado su punto supremo habiendo pasado de Iniciación a Iniciación ampliando Su Conciencia, hasta conocer no tan sólo éste, sino todos los cinco mundos inclusive el Nirvana. Nuestra idea del Adeptado implica un con­cepto de la evolución que significa una expansión gradual de la con­ciencia incorporada en cada una de las formas constantemente mejoradas, y en el ápice de tan prolongada evolución se halla el Adepto personificando en Sí mismo los más altos grados de desarrollo inte­lectual, moral y espiritual, posibles al hombre. La Luz-Una-Eterna existe en todos nosotros; Pero el Adepto ha clarificado ya su cristal y aprendido a manifestar aquella luz. Ha aprendido ya todas las lecciones de la humanidad y adquirido todas las experiencias que el mundo le puede suministrar. Más allá de esto la evolución es super-humana.

Unos cuantos de estos grandes Adeptos, si bien libres de la rue­da de nacimientos y muerte, toman voluntariamente el fardo de la carne y viven en cuerpos físicos en la tierra para ayudar a los hombres; y aceptan discípulos que, abandonándolo todo, desean evolucionar más rápidamente que la masa de sus semejantes a fin de servir a la huma­nidad de una manera inegoista. A estos Adeptos les denominamos "Los Maestros".

            Un Maestro es un hombre divinizado, un Hermano Mayor que comparte nuestra misma humanidad, pero superior a nosotros por la grandeza de Su evolución. Un Maestro debe usar cuerpo físico y según su nombre lo implica, tener discípulos, - o mejor dicho, aprendices- hombres menos adelantados, que desean hollar el sendero que los conducirá por un camino más corto hacia la cima de la evolución huma­na. Muchos otros Adeptos que han alcanzado este nivel, no usan ya cuerpos humanos sino tan sólo cuerpos espirituales, y han dejado el contacto con esta tierra, en tanto que otros permanecen aún en este nivel pero se ocupan de otras líneas de servicio al Mundo.

            Un Maestro es preciso que lo sepamos, está hecho como todos los demás hombres, tiene los mismos órganos que le hacen sentir las mismas necesidades y los mismos deseos. Y si le cortáis un pedazo de carne, veremos que su sangre mana,  y de color rojo, como la de todo el mundo. La diferencia está en que la conciencia de un Maes­tro es mucho más vasta que la de la mayoría de los humanos. Tiene un ideal, unos puntos de vis­ta superiores, y, sobre todo, ha llegado a un per­fecto dominio de sí mismo. Evidentemente, para eso hace falta mucho tiempo y un trabajo gigan­tesco: por eso nadie puede llegar a ser Maestro en una sola encarnación.

            Reconoceremos a un verdadero Maestro por su altruismo. Cada Maestro viene a la tierra para manifestar una cualidad, de forma predominan­te: hay, pues, Maestros de Sabiduría, Maestros de amor, o de fuerza, o de pureza... Pero Todos los verdaderos grandes Maestros tienen obligato­riamente una cualidad en común: el altruismo. - ¡ Existen tantos impostores y charlatanes dispuestos a aprovecharse de la ingenuidad de los humanos! No han leído más que algunos libros de ciencias ocultas, a menudo escritos por igno­rantes, y he aquí que se presentan por todas par­tes como grandes Maestros. No debemos negar que estas personas puedan tener ciertos poderes - cualquiera que se ejercite pue­de obtenerlos - pero la cuestión es saber cómo los emplean y con qué fin.

 

Datos Personales Sobre Algunos Grandes Maestros

 

            Abordaremos este tema, tocando tan sólo algunos aspectos muy concretos sobre un nú­mero muy reducido de Maestros. ELLOS están diseminados por toda la humanidad realizando una labor imprescindible. Algunos de ELLOS conocidos por algunos grupos esotéricos determinados y otros realizando su trabajo en el más absoluto anonimato, a todos ellos nuestro más venerable agradecimiento.

 

EL SEÑOR MAITREYA   (EL CRISTO)

 

            Es conocido en Occidente como EL CRISTO histórico, por los Orientales como el BODHISATVA y MAITREYA, para los Mahometanos como el IMAN MADJI, y es el MESÍAS esperado para los Judíos, siendo el verdadero AVATAR de la reciente estrenada ERA DE ACUARIO.

            EL SEÑOR MAITREYA o El CRISTO personifica y encarna en sí mismo, mejor que ningún otro ser en este planeta, el SEGUNDO GRAN ASPECTO DE LA DIVINIDAD, EL AMOR DE DIOS, en su más plena dimensión. Es el Gran Señor de AMOR y COMPASIÓN, el Príncipe de la PAZ, así como su predecesor, el BUDA, fue el Señor de SABIDURÍA. Es nuestro hermano mayor más elevado, habiendo pasado por todas las pruebas y dificultades terrenales. Es el INSTRUCTOR DEL MUNDO, el MAESTRO DE MAESTROS e INSTRUCTOR DE ÁNGELES. , están­dole encargada la guía de los destinos espirituales de los hombres, despertando en ellos el verdadero sentido interior de su SER, como hijo de Dios y Divinidad misma.

            El SEÑOR MAITREYA ha aparecido en diversas ocasiones a través de la historia como, por ejemplo: SHRI KRISHNA; unos 3.000 años a. C., y luego más tarde como el Niño KRÍSHNA de los Gopis, que apareció en Braja unos 500 años a.C. Luego 500 años más tarde volvió a aparecer a través de su bienamado Discípulo JESÚS (de Nazaret) el cual preparó, al igual que los dos personajes anteriormente aludidos, su CUERPO, para que a una edad determinada pudiera ser, voluntariamente cedido  al CRISTO para Su OBRA y ejemplo dentro del Plan Divino.

Ahondando un poco más en este importante suceso, y sobre todo en el malentendido, que existe sobre la relación del MAESTRO JESÚS y el CRISTO, vamos a dilucidarlo un poco más:

El Discípulo Jesús, que ahora es el Maestro Jesús, nació en Pales­tina como un Iniciado de tercer grado. Las cinco iniciaciones mayores que conducen a la liberación tienen su representación simbólica en la vida de Jesús. Eso es de lo que en realidad trata el relato del Evangelio. Es una historia muy antigua, que ha sido presentada a la humanidad una y otra vez, en diferentes formas, desde mucho antes de la época de Jesús. El fue, y sigue siendo, un Discípulo del Cristo, e hizo el gran sa­crificio de ceder Su cuerpo para que fuera usado por el Cristo. Me­diante el oculto proceso del “Adumbramiento”, el Cristo, Maitreya, tomó posesión del cuerpo de Jesús y trabajó a través de Él desde el Bautismo en adelante. En Su siguiente encarnación, como Apolonio de Tiana, Jesús se hizo Maestro.

            En la tradición esotérica el Cristo no es el nombre de un individuo, sino el de un cargo en la Jerarquía. El que desempeña ese cargo en el presente, el Señor Maitreya, lo ha desempeñado durante 2,600 años y se manifestó en Palestina a través de Su Discípulo Jesús, a tra­vés del método oculto de adumbrar, siendo éste el método más frecuente que se emplea para la manifestación de los Avatares. Él no ha abandonado nunca el mundo, mas durante 2000 años ha esperado y ha planificado este futuro que se aproxima, entrenando a Sus Discípu­los y preparándose Él para la tremenda tarea que Le espera. Él ha he­cho saber que, esta vez, vendrá El mismo.

 

            En la encarnación del Bodisattva como Krishna, Su gran característica fue siempre el Amor; igualmente en Su aparición en Palestina, el Amor fue de nuevo el eje central de Su enseñanza, pues dijo: "Os doy este nuevo Mandamiento, que os améis los unos a los otros como yo os he amado". Su más inmediato Discípulo, San Juan, insistió muy fuertemente sobre esta misma idea cuando dijo: "Aquel que no ama, no conoce a Dios, pues Dios es Amor".

           

            El CRISTO está en el CENTRO DE LA JERARQUÍA, siendo, simbólicamente hablando, EL CORAZÓN JERÁRQUICO, y Representante directo de SANAT KUMARA el Señor del Mundo. Su reaparición física en el mundo de hoy, es INMINENTE, junto a un notable número de MAESTROS un nuevo impulso podrá ser dado. Pero esta vez no vendrá o se manifestará a través de algún Discípulo, como lo venía haciendo hasta ahora, sino que él mismo se dará a conocer tal y cual es. De tal manera, que la Nueva Era podrá ser inaugurada llena de un GLORIOSO acontecer.

 

EL SEÑOR GÁUTAMA   - EL BUDA -

 

El actual BUDA es él Señor Gautama que tuvo su último nacimiento en La India hace unos dos mil quinientos años, terminando en aquella encarnación Su serie de Vidas como Bodhisattva y sucediendo al anterior Buddha Kas­yapa como cabeza del Segundo Rayo en la Jerarquía Oculta de nues­tro Globo. Durante un período mundial aparecen siete Buddhas: en sucesión, uno para cada Raza-Raíz, y cada uno a su turno se hace cargo de la labor especial del segundo Rayo para todo el mundo, dedicándose Él mismo a aquella parte de ella que radica en los mun­dos superiores; mientras confía a Su Asistente y Representante, el Bodhisattva, el oficio de Instructor del Mundo para los planos infe­riores.

            Nuestro Buda actual fue el primero de nuestra Humanidad que alcanzó tan estupenda altura, pues los previos Buddhas habían sido producto de otras evoluciones. Se necesitó un esfuerzo muy es­pecial de Su parte para prepararse para este elevado puesto, un esfuerzo tan estupendo que los Budistas hablan de Él constantemente como del Mahabhinishkrámana, el Gran Sacrificio. Hace muchos mi­les de años surgió la necesidad de que uno de los Adeptos llegase a ser el Instructor del Mundo, de la Cuarta Raza-Raíz, pues había lle­gado el tiempo en que la Humanidad debería suministrar por sí misma tal Instructor o avanzar sin ayuda; pero se nos dice que ninguno había alcanzado por completo el nivel requerido para asumir tal tremenda responsabilidad; las primicias de nuestra humanidad, en aquel período, eran dos Hermanos que habían alcanzado igual desarrollo oculto; uno Aquel a quien hoy llamamos el Señor Gautama Buddha y el otro nuestro actual Instructor del Mundo, El Señor Mai­treya, por Su Gran Amor hacia la humanidad, el señor Gautama se ofreció inmediatamente a capacitarse a Sí Mismo para verificar cualquier esfuerzo adicional que pudiera requerirse a fin de alcanzar el desarrollo suficiente; y vida tras vida practicó las virtudes especiales demostrando cada Vida alguna gran cualidad ya lograda.

Después de su designación como Bodhisattva, vino Él muchas veces como un Gran Instructor Espiritual y encarnó bajo diferentes nombres durante un período que se extiende por cientos de miles de años. Se conoce muy poco de Su labor en la Cuarta Raza-Raíz, pero vino varias veces a las Sub-Razas de la Quinta, o sea, la Raza-Raíz Aria, usando cada vez un Símbolo algo diferente, pero que implicaba siempre la misma verdad fundamental.

            Y así, cuando después de haber enseñado por unos cuarenta y cinco años de su Vida, proclamando “las Cuatro Nobles Verdades, el Noble Octuple Sendero y la Triple-Gema”, y reuniendo alrededor de Sí a todos los que en vidas an­teriores habían sido sus Discípulos, Gautama Buddha abandonó esta tierra en el año de 543 A.C., transfiriendo su oficio de Instructor del Mundo a Su Amado Hermano el Señor Maitreya, que había avanzado al lado de Él durante muchas edades, al Gran Ser que es el Actual Instructor del Mundo, a quien se venera en toda La India bajo el nombre de Krishna y a quien la Cristiandad llama el Cristo.

                              

EL MAESTRO  M.  “MORYA”

 

Posee un gran número de discípulos europeos y americanos. Su cuerpo físico actual posee la personalidad de príncipe Rajput, muy influyente en la alta política de la India en los últimos años de la dominación inglesa. En un futuro próximo ocupará el cargo de Manú de la Sexta Raza Raíz. Es el Chohán o administrador de las ener­gías del Primer Rayo y, por lo tanto, lleva a cabo los planes del Manú actual.  Actúa inspirando a los estadistas. Manejando las fuerzas que producen las condiciones necesarias para la evolución racial. Tam­bién influye en los altos ejecutivos en cada Nación. Y trabaja con tres grandes grupos de Ángeles que se ocupan, entre otras cosas, de mantener las formas mentales creadas originalmente por los Es­píritus Guías (Arcángeles) de las Razas.

             El Maestro Moryá, que es el lugarteniente y sucesor ya designado del señor Vaivasvata Manú, y el futuro Manú de la Sexta Raza-Raíz, fue quién, con el Maestro Kuthumi­, fundó la Sociedad Teosófica mediante H. P. Blavatsky y H.S. Olcott, discípulos ambos del Maestro Morya. Casi siempre ha sido Él un Gobernan­te en Sus anteriores vidas y actualmente usa un cuerpo hindú y vive en el Tíbet cerca de Shigatse a corta distancia de la casa de Su her­mano, el Maestro Kuthumi. Por nacimiento es Él un Rey Rajput, usa oscura barba dividida en dos partes, pelo obscuro, casi negro cayendo sobre Sus hombros, y ojos oscuros y penetrantes, llenos de poder. Su estatura es de un metro ochenta y cinco centímetros, y se conduce como militar, hablando en frases, cortas y claras como si estuviera acostumbrado a ser instantáneamente obedecido.

             En la presencia del Maestro Morya, que es un representante del Primer Rayo, al nivel de la iniciación Chohan, se experimenta un sentimiento de poder y de fuerza incontrastable, pues de Él emana una dig­nidad enérgica e imperiosa que compele a la más profunda reverencia.

 

EL MAESTRO   K. H.   (KUTHUMI)

 

El Maestro K. H. (Kuthumi). -Muy a menudo ha sido Sacerdote o Instructor en vidas anteriores; fue el Sacerdote Egipcio Sar­thon, el Supremo Sacerdote de un Templo en Agadé, Asia Menor, unos 1530 años A. C.; fue el gran Filósofo Pitágoras, como 600 años A.C., fue el Flamen (Sacerdote) del Templo de Júpiter en Roma, durante el Reinado de Tiberio; también fue Nagarjuna, el Instructor Budhita, alrededor del año 170 de nuestra era. El Maestro   Kuthumi usa el cuerpo de un Brahamana Kashmir, y es de complexión tan clara, como la del Inglés ordinario. También Él usa cabello flotante, y Sus ojos son azules, llenos de gozo y de amor. Su pelo y su barba son castaños y cuando reflejan la luz del sol fulguran con destellos dorados. Es algo difícil describir su rostro, pues Su expresión cambia siempre a medida que El sonríe; la nariz es finamente cincelada, los ojos son grandes y de un maravilloso azul mediterráneo. Los Maestros Morya y       Kut Humi ocupan casas en los lados opuestos de una estrecha hondonada, cerca de Shigatse en el Tíbet, cuyas vertientes están cubiertas de pinos, corriendo un pequeño arroyuelo en el fondo. Hay veredas que descienden de Sus casas y se encuen­tran en el fondo, en donde existe un pequeño puente. Cerca del puen­te, una estrecha abertura conduce a un sistema de vastos salones subterráneos que constituyen un museo oculto cuyos contenidos parecen ser una especie de ilustración de todo el proceso de la evolución; y del cual el Maestro Kuthumi es el guardián, en representa­ción de la Gran Fraternidad Blanca.

La unión de un discípulo con Su Maestro es más íntima que cualquier lazo imaginable en la tierra; más íntima aún porque a un nivel superior existe la unión entre el Maestro Kuthumi y Su Ins­tructor, el Maestro Dhruva, quién a Su vez fue discípulo del Señor Maitreya durante el tiempo en que éste tomó discípulos a Su cargo. De ahí que el Maestro Kuthumi, también llegó a ser Uno con el Señor Maitreya y como en Su nivel la unidad es todavía más perfecta, el Maestro Kuthumí es Uno con el Bodisattva en un modo ma­ravilloso. El es el ayudante y el designado Sucesor del Instructor del Mundo, justamente como el Maestro Morya es el Ayudante yel designado Sucesor del Señor Vaivásvata Manú. En la persona del Maestro Kuthumi, así como en la de Su Jefe, el señor Maitreya, la influencia especialmente notable es la radiación de Su omniabarcan­te Amor. Siendo representante del Segundo Rayo, actualmente en el nivel de la Iniciación Chohán, sucederá de aquí a muchos siglos al gran Señor en Su elevado oficio, y asumiendo el cetro de Instructor del Mundo, llegará a ser el Bodisattva de la Sexta Raza.Raíz.

 

            El Maestro Kut Humi es también muy conocido en Occidente, y tiene muchos discípulos en todas partes. Es oriundo de Cachemira, aunque su familia actual procede de la India. Es también un Iniciado de alto grado, y está en el segundo rayo o de la Sabiduría. - Actualmente, el Maestro M., el Maestro K. H. y el Maes­tro Jesús están interesadísimos en la obra de unificar, hasta donde quepa, el pensamiento oriental y el occidental, de modo que las grandes religiones orientales, con el último desarrollo alcanzado por la fe cristiana, en todas sus ramificaciones, puedan beneficiarse mutuamente.

 

De este modo, se espera que nazca eventualmente la gran Iglesia universal.

 

EL MAESTRO JESÚS

 

            El Maestro Jesús, que es el punto focal de la energía que fluye por medio de las varias Iglesias cristianas, vive actual­mente en cuerpo sirio, y habita en cierto lugar de la Tierra Santa. Viaja mucho, y pasa largo tiempo en diversas partes de Europa. Actúa especialmente con las masas, más bien que con los individuos aislados, aunque haya reunido a su alre­dedor un numeroso grupo de discípulos. Está en el sexto rayo, el de la devoción o del idealismo abstracto, y sus discípulos se distinguen con frecuencia por el entusiasmo y Devoción que manifestaron los mártires en los tiempos cris­tianos.

           Tiene figura un tanto marcial, que evoca la idea de disciplina y de ser un hombre de voluntad férrea y de gran dominio. Es alto y delgado, con rostro largo y fino, pelo negro, tez pálida y penetrantes ojos azules. Su labor es en este momento de gran responsabilidad, pues ha de resolver el problema de orientar el pensamiento del occidente para con­ducirlo desde su presente estado de intranquilidad a las pacíficas aguas de la certidumbre y del conocimiento, preparando el camino, en Europa y América, para el advenimiento eventual del Instructor del Mundo. Es bien conocido en la narra­ción bíblica, donde primero aparece como Joshua, hijo de Nun; luego en tiempo de Esdras, como Jeshua, que pasa la tercera Iniciación; según se relata en el libro de Zacarías, como Joshua; y en la narración del Evangelio, se le conoce por dos grandes sacrificios: aquel en que entregó Su cuerpo para que Cristo lo utilizase; y el de la magna renuncia, característico de la cuarta Iniciación. En la forma de Apolonio de Tyana, pasó la quinta Iniciación, y llegó a ser Maestro de Sabiduría. Desde entonces permaneció y actuó en la Iglesia Cristiana, alimentando el germen de la verdadera vida espiri­tual, entre los miembros de todas las sectas y divisiones, y neutralizando en lo posible los errores y equivocaciones de clérigos y teólogos.

Es de un modo particular, el Gran Guía, el General y el Sabio poder ejecutivo que coopera estrechamente con Cristo y mucho le ayuda, actuando como Su inter­mediario cuando es posible. Nadie conoce tan sabiamente como Él los problemas de Occidente; nadie está tan estrecha­mente en contacto con quienes apoyan lo mejor de las ense­ñanzas y nadie conoce tan bien la necesidad del momento presente. Algunos eminentes prelados de las Igle­sias Anglicana y Católica son sabios agentes suyos.

 

EL MAESTRO   D. K.   (DJWAL KHUL)

 

            En anteriores encarnaciones fue el filósofo Kleineas, discípulo de Pitágoras, en Grecia. También el instructor budista Aryasanga, en el año 600 d. C.  El Maestro Djwál Khul, o Maestro D.K., como se le llama con frecuencia, es otro Adepto del segundo rayo, del Amor-Sabiduría. Es el último Adepto que recibió la Iniciación, pues recibió la quinta en 1875 (este dato puede, posiblemente, haber cambiado), y ocupa el mismo cuerpo en que la recibió, mientras que la mayoría de los otros Maestros la recibieron mientras ocupaban anteriores vehículos. Su cuerpo no es joven, y es tibetano. Es devoto del Maestro K. H., y mora en una casita no muy lejos de la de este Maestro. Por Su voluntad en servir y hacer cuanto convenga, se le llama el Mensajero de los Maestros. Es profun­damente culto y sabe más sobre los rayos y las Jerarquías planetarias del sistema solar que ningún otro Maestro. Actúa con los que se dedican a la curación y coopera, desconocido e invisible, con los que buscan la verdad en los grandes laboratorios del mundo, con todos los que se proponen curar defini­damente y aliviar al mundo, y con los grandes movimientos filantrópicos, tales como la Cruz Roja. Se interesa por los diversos discípulos de varios Maestros, que pueden aprove­charse de Su instrucción, y en los diez años últimos, y posiblemente muchos más, ha auxiliado tanto al Maestro Morya como al Maestro K. H. 

 

A Él se deben las partes relativas a estos temas de las más grandes obras esotéricas  contemporáneas, desde la "Doctrina Secreta" de   H. P. Blavasky, hasta el "Tratado sobre Fuego Cósmico" de Alice. A. Bailey. - Trabaja con Devas etéreos sanadores. También ac­túa como preceptor de prácticamente todos los discípulos que se hallan en etapa de aprendizaje.

 

EL MAESTRO  R.  ( RAKOCZY )

 

            El Maestro que se ocupa especialmente del futuro desarrollo y los asuntos raciales de Europa y del despliegue mental en América y Australia, es el Maestro Rakoczi. Es húngaro, y tiene Su morada en los Cárpatos, habiendo sido en un momento dado una figura muy conocida en la Corte húngara. Se pueden encontrar referencias suyas en antiguos libros históricos, y se ocuparon mucho de  Él públicamente cuando fue el CONDE DE SAINT-GERMAIN.

Anteriores encarnaciones suyas fueron la del legendario Hiram, primer puntal de la Masonería, en los tiempos de Salomón; San Al­bano de Verulam, en Inglaterra, en el siglo cuarto. El Neoplatónico Proclo, en Constantinopla, en el año 411. Roger Bacon, monje franciscano, en 1211. Cristian Rosenkreutz en 1375, caballero cruzado fundador de la Orden Rosacruz. El cabecilla revolucionario húngaro Hunjandi Janos en 1425. El monje Roberto, en la Europa meridional, en el 1500. Francis Bacon, hijo bastardo de la Reina Isabel de Inglaterra, autor de las obras de Shakespeare, en el 1561. El Príncipe Iván Rakoczy, en Transilvania, en el 1700. El Conde de Saint-Germain y Barón de Hompesch, último de los caballeros de Malta. - Es hombre de corta estatura, delgado, con barba negra puntiaguda y finos cabellos negros. No toma a su cargo tantos discípulos como los Maestros antes mencionados. Ac­tualmente dirige a la mayoría de los discípulos del tercer rayo en Occidente, en compañía del Maestro Hilarión. Está en el séptimo rayo, el del ceremonial u orden mágico, y actúa mayormente por medio del ritual y ceremonial esotéricos, con vital interés por los efectos, hasta aquí no reconocidos, del ceremonial masónico, del de las diversas fraternidades y de todas las Iglesias.

Usar puntuación: / 10
MaloBueno 

En línea..

Tenemos 46 invitados conectado(s)

Citas Espirituales ...

Recuerda, no puedes abandonar lo que no conoces. Para ir más allá de ti mismo debes conocerte a ti mismo.

- Sri Nisargadatta Maharaj

 

Los Angeles

La Luna Está ...

Astro

Sagitario
Dom
15 grado(s)
Sagitario
Luna en Sagitario
16 grado(s)
Luna Nueva
Luna Nueva
dentro de 28 dia(s)

¿Crees en la vida después de la muerte?

¿Crees en la reencarnación?

¿Recuerdas y/o sabes interpretar tus sueños?

¿Has sentido alguna vez una presencia?

¿Has tenidos contacto con algun ser de luz?

¿Sabes interpretar por qué un animal, aparece en tu vida repetidamente?