Nueva Delhi, 20 feb (EFE).- Millones de devotos hindúes festejaron en la y Nepal con y baños rituales el festival religioso “Mahashivaratri”, que según la tradición conmemora, entre otras cosas, la boda de los dioses Shiva y Parvati.

Desde por la mañana, los fieles del hinduismo han acudido a los templos para depositar agua, , o agua de rosas en las representaciones simbólicas conocidas como “lingam”, entre constantes cánticos de los sacerdotes y con un de fiesta.





Los sacerdotes hindúes llevan a cabo ceremonias matrimoniales simbólicas entre estos dos dioses del panteón a la caída de la tarde durante el festival, que se celebra en el decimocuarto dia del mes lunar del Falgun.

Shiva es uno de los dioses principales del hinduismo por su rol como creador y destructor de mundos, y se considera que granjearse su simpatía durante esta festividad lleva aparejada su bendición y el cumplimiento de los deseos del devoto.

Muchas chicas en edad casadera le dedican sus oraciones para conseguir un buen marido.

En Nepal, donde la fecha es festivo nacional, los devotos encienden hogueras en las plazas públicas y se reúnen templos para rezar.